Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información

Autores / Shahriar Mandanipour

Shahriar Mandanipour

Mandanipour es uno de los escritores e intelectuales más relevantes e irreverentes del próximo Oriente. Nacido en Shiraz hace cincuenta y dos años, vive ahora en Estados Unidos y alterna la escritura con el trabajo de profesor universitario. Tras incorporar lo mejor de la literatura occidental y oriental, publicó cinco volúmenes de relatos: Shadows of the Cave, The Eighth Day of the Earth, Violent Orient, Midday Moon, Mummy and Money y Ultramarine Blue. También tiene una novela en dos volúmenes: The Courage of Love, y más de cien ensayos de crítica literaria y social. Además, es editor de la prestigiosa revista literaria Asr-e Pandjshanbeh (Jueves por la noche), que se publica en Shiraz. Juegos prohibidos es su novela más reciente y la que le ha dado a conocer al gran público fuera de su país. Como muestra del talento narrativo del autor, adjuntamos una nota autobiográfica que cuenta el cómo y el porqué de su escritura: #A menudo se nos pregunta a los escritores porqué escribimos. Las respuestas son de lo más variado. Los hay que declaran escribir para iluminar la mente de los lectores; otros hablan de responsabilidad política y social o de la importancia de la literatura y el lenguaje, y hay quien osa decir que la escritura es un medio para llegar a ser inmortales. Cada una de estas respuestas contiene una historia porque al fin y al cabo todos nosotros somos contadores de historias. Para contar mi propia historia, tengo que remontarme a la edad de diez años. Hasta entonces, había sido mi madre la encargada de redactar mis composiciones escolares, pero un buen día ella se fue y tuve que vérmelas a solas con los deberes. Tenía que hablar del otoño y el tiempo a mi disposición era poco. Tras luchar con las primeras frases, de repente me vi escribiendo palabras en las que nunca había pensado. Me puse a describir un campo lleno de tallos de trigo dorados, a punto de ser cosechados. También hablé de un pastor sentado debajo de un árbol, tocando la flauta mientras las ovejas danzaban a su alrededor. De pronto me di cuenta de que tenía que volver de prisa a la escuela. Ya en clase, por primera vez levanté la mano, queriendo leer mi composición en voz alta. Apenas había empezado, cuando la maestra comentó indignada que los campos de trigo no se cosechan en otoño y que ella nunca había visto una oveja bailar# Han pasado muchos años desde aquel día en que fracasé estrepitosamente, llevo publicados unos diez volúmenes de prosa y he pasado por censuras mucho peores que la de mi maestra aquella tarde. También he cabalgado los cincuenta años, y ahora ya sé porque escribo: lo hago para contaros mi propio campo de trigo, mi personalísimo otoño. Cada grano de trigo es una palabra y cada palabra un gran que me lleva a una historia. En la tradición islámica, Adamo y Eva tienen que dejar el paraíso no por culpa de una manzana, sino por haber comido unos granos de trigo, pero, bien mirado, lo que coman dos amantes en el paraíso tampoco es tan importante. Lo que sí es importante para cada uno de nosotros, para todos los contadores de historias que en el mundo existen, es llevar nuestro manzano o nuestro campo de grano, nuestro otoño y nuestra vida al tiempo y al lugar en que nos ha tocado vivir.#

Obras de este Autor 1 obra

Carrito

No hay productos

Envío 0,00 €
Total 0,00 €

Finalizar

Compra rápido y seguro

Papyre en Facebook