Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información

Autores / Soledad Acosta de Samper

Soledad Acosta de Samper

Hija del coronel Joaquín Acosta, prócer de la independencia de Colombia, y su madre estadounidense Caroline Kemble Rou, Soledad Acosta recibió una educación elevada para los estándares de su época y país.Realizó sus primeros estudios en el Colegio de La Merced de su ciudad natal y a los 12 realizó su primer viaje al extranjero, del que no volvería sino años más tarde. Primero fue a la ciudad canadiense de Halifax, adonde su abuela materna; allí continuó su educación para ir, más tárde, a París. En la capital francesa asistió a varios colegios y con su padre –que estuvo en Francia desde fines de 1825 hasta 1831– frecuentó las tertulias y círculos científicos en los que conoció a importantes escritores europeos.De regreso a Colombia, contrajo matrimonio con el escritor y político José María Samper en 1855. Con Samper volvió a París en 1858, donde vivieron varios años en los que comenzó a publicar bajo los seudónimos de Aldebarán, Renato, Bertilda y Andina. Sus escritos aparecían en la Biblioteca de Señoritas –pequeño periódico literario de ocho páginas, del cual salieron 67 números entre 1858 y 18591 – y en El Mosaico de Bogotá, que se definía como "periódico de la juventud, dedicado exclusivamente a la literatura"; ayudó a su marido en los periódicos que él dirigía y envió algunas colaboraciones suyas a periódicos del Perú. Colaboró en El Iris, periódico literario ilustrado "dedicado al bello sexo" (Bogotá, 1866–1868), donde firmaba como Aldebarán y Andina.De París, la familia Samper Acosta se trasladó a Lima en 1862, donde José María trabajó un año como redactor principal del diario El Comercio. En Perú, éste con su mujer fundaron la efímera Revista Americana.En 1863 retornaron a Bogotá, y Soledad Acosta continuó escribiendo y publicando hasta que, a la muerte de su marido en 1888, se fue nuevamente a París. Estuvo en España en 1892 como delegada oficial de Colombia al IX Congreso Internacional de Americanistas en el Convento de La Rábida, y representó a su país en los congresos conmemorativos del Cuarto Centenario del Descubrimiento de América.Fundó y dirigió varios periódicos dedicados femeninos, como La Mujer (1878–1881), La Familia (1884–1885), El Domingo de la Familia Cristiana (1889–1890), El Domingo (1898–1899) y Lecturas para el Hogar (1905–1906). En sus publicaciones trataba temas variados, que van desde la historia y antropología de Colombia y de América, hasta la moda y la situación de la mujer, pasando por el costumbrismo y la religión. Mantenía fuertes convicciones religiosas (de hecho una de sus tareas fue catequizar por medio de la prensa), y supo armonizar sus creencias con ideas y propuestas en torno a los derechos y educación de la mujer, pregonando un cambio en su visión, situación y papel ejercido hasta entonces. Su vida misma, no siempre acorde con los prototipos de su tiempo, hacen de Soledad Acosta una pionera de la nueva mujer en Colombia.Tuvo cuatro hijas, pero dos murieron en 1872, víctimas de una epidemia.2Soledad Acosta fue una escritora prolífica, autora de más de 20 novelas, 50 narraciones breves y cientos de artículos.

Obras de este Autor 1 obra

Carrito

No hay productos

Envío 0,00 €
Total 0,00 €

Finalizar

Compra rápido y seguro

Papyre en Facebook