Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información

Autores / Fray Antonio de Guevara

Fray Antonio de Guevara

Hijo de Beltrán de Guevara y Elvira de Noreña y Calderón, procedía de una casa noble de las Asturias de Santillana. Fue segundón y como tal se le destinó a la carrera eclesiástica, aunque gracias a los buenos oficios de un tío suyo pudo educarse en la Corte, «a do me crie, crescí y viví algunos tiempos, más acompañado de vicios que no de cuidados.».Allí fue paje del príncipe don Juan y, muerto éste, de la reina Isabel la Católica. Pero como ésta falleciera a su vez, profesó en la Orden de San Francisco, en la que ascendió con celeridad: fue guardián de Arévalo y de Soria en 1518, y definidor de su provincia el 11 de noviembre de 1520. El 30 del mismo mes y año se encontraba en Villabrágima, como portador de unas provisiones imperiales para terminar la Insurrección de los comuneros con el denominado "razonamiento de Villabrágima"; sin embargo, salió de este encuentro «mal tratado y peor servido». Estuvo, pues, en la Corte del emperador Carlos I durante la Guerra de las Comunidades de Castilla, y éste le premió su fidelidad nombrándole predicador real en 1521. Acompañó a su señor en su viaje a Inglaterra en junio de 1522, donde tanto habrían de influir sus obras, y en mayo de 1523 asistió al capítulo general de su orden en Burgos. Durante los años siguientes recorrió varias ciudades de Castilla junto al Emperador.Se hallaba en Valencia el 10 de mayo de 1525 como miembro de una comisión encargada de convertir a los moriscos de ese reino, participó en la guerra contra los moriscos de la sierra de Espadán y fue herido antes de que se rindieran, lo que ocurrió el 19 de septiembre de 1526. El 7 de diciembre de este año, en Granada, tuvo alguna parte en la redacción de un edicto contra los moriscos. A comienzos de 1527 Carlos V lo nombró su cronista oficial y se trasladó a Valladolid el 27 de junio para participar en la junta de 24 teólogos que debía dictaminar sobre las obras de Erasmo de Róterdam.Estuvo en el Consejo del Emperador y es muy posible que le escribiera los importantes discursos que hubo éste de pronunciar, primero, ante las Cortes de Monzón en respuesta al desafío de Francisco I (junio de 1528) y, después, en Roma, ante el Papa Paulo III en 1536, con motivo de su coronación como emperador.El 7 de enero de 1528 es nombrado obispo de Guadix, pero sólo en 1529 obtuvo permiso real para marchar a esa diócesis, si bien acompañó al Emperador en la empresa de Túnez entre 1535 y 1536 y durante este último año se halló en Roma, en la ya citada coronación del Emperador, y en Nápoles. Asimismo, actuó como predicador en el funeral de la Emperatriz (Toledo, 1538). En 1537 había sido proclamado Obispo de Mondoñedo, pero la Corte le sustraía continuamente de sus cargos eclesiásticos con diversos cometidos, entre ellos vigilar la edición de sus libros. En ella escribió su Menosprecio de Corte y Alabanza de Aldea (1539), libro que influyó no sólo a autores españoles (Pedro de Navarra, Diferencia de la vida rústica a la noble, 1567) o gallegos, (Coplas en vituperio de la vida de palacio y alabanza de aldea), sino que fue traducido al momento al francés (Lyon, 1542), al inglés (Londres, 1548), al italiano (Florencia, 1601) y al alemán (1604). El 3 de mayo de 1541 promulgó unas Constituciones Sinodales que fueron muy importantes para la historia de la Iglesia mindoniense; falleció en su diócesis, y fue enterrado en la catedral.

Obras de este Autor 5 obras

Carrito

No hay productos

Envío 0,00 €
Total 0,00 €

Finalizar

Compra rápido y seguro

Papyre en Facebook